top of page
Featured Posts
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon

ENERGIA VS. SALUD


Foto: Public Justice



En la discusión pública, se presenta un conflicto social, económico y político relacionado a la disposición de desperdicios de la planta generatriz de energía AES de Guayama en el vertedero de Peñuelas y la oposición de las comunidades de Peñuelas, con apoyo de sectores de la población general en contra de esta actividad.


El Origen


Puerto Rico, en años recientes, ha generado su energía principalmente mediante la quema de materiales fósiles, principalmente petróleo, y por esta dependencia, estaba a merced de los cambios volátiles en su precio y su disponibilidad. El interés de la AEE, en los años ‘90, era diversificar la generación de energía y reducir su dependencia en el petróleo. Por eso, estableció un contrato el 11 de octubre de 1994, por 25 años con AES Puerto Rico, donde privatizaba parcialmente la producción de energía mediante la quema de carbón. AES abrió su planta en 2002. PR, ni la AEE, aprovecharon esta oportunidad para reducir la dependencia en materiales fósiles, ni en crear una base de generación de energía sustentable y ambientalmente limpia.


Desde el principio, se reconoció la toxicidad de los desperdicios del proceso, y se estipuló en el contrato, adecuadamente, que las cenizas no serían desechadas en PR.

Posteriormente, la experiencia con la disposición de cenizas en Samaán, República Dominicana, por AES, provoco problemas graves de salud, lo que forzó la cancelación de la disposición de cenizas allí.


Unos cambios de estrategia


Ante la nueva situación, AES presenta su “producto residual” (desperdicio) como material de relleno a ser utilizado en la construcción de carreteras y renivelación de terrenos, exponiendo los suelos, los cuerpos de agua y a los seres humanos a material tóxico.

También creó un agregado comercial, tipo “Fly-Ash”, compuesto de cenizas humedecidas, y denominado Agremax. En los EU el “Fly Ash" generalmente se almacena en las plantas generadoras o en vertederos sanitarios. Un 43% es reciclado en la producción de hormigón. La Environmental Protection Agency (EPA) en el 2014, catalogó el “fly ash" como material no peligroso. Bajo esta argumentación se utilizó como relleno de manera generalizada en PR, al amparo de una “renegociación” completada el 17 de julio del 2015, con la AEE y el Gobierno de PR, que autorizó este cambio al acuerdo original de “no depósitos en PR”. Este cambio no generó ningún beneficio para los abonados de la AEE, y sin embargo, expuso a la población a la contaminación y le economizó millones de dólares en gastos de exportación de ceniza a la AES.


…Y la EPA, ¿Qué?


La EPA reconoció que AES había depositado cenizas en los vertederos de Humacao y Peñuelas. Reconoció además, que la disposición como material de relleno, tiene grandes implicaciones de contaminación de los suelos, la gente y las aguas subterráneas. Judith Enck, Administradora de la Región 2 de la EPA, recomendó que se dejara de esparcir por todo PR, pero a su vez sugirió eliminar la prohibición de depositar cenizas en Puerto Rico, permitiendo que AES dispusiera de las cenizas en vertederos o depósitos certificados, o fuera de la isla. Durante este proceso no se revocaron los permisos.


La JCA estableció unos criterios para el manejo de la disposición de las cenizas a fin de controlar el impacto en los acuíferos. No se estableció protección a los pozos previamente afectados. La EPA estableció que no tenía jurisdicción para ordenar la exportación de las cenizas, pero reconoció que el Gobierno de PR podría requerirlo.


Ante este escenario la AEE, aunque podía requerirlo, prefirió entender que no era su “necesidad” requerir esta exportación, puesto que la EPA no lo requería… y autorizó la enmienda. No se requirió ajustes económicos a AES por el efecto de estas economías en su operación, a pesar del alto costo del contrato para la AEE.


Las credenciales de AES


En un artículo escrito por Michelle Kantrow en 2011, se indica que la planta de energía de AES en Guayama estaba clasificada como una de las más sucias en los EU, que continua generando una cantidad desproporcionada de contaminantes.


Toxicidad comprobada:


Estudios científicos han comprobado la correlación de enfermedades como asma y sinusitis, y de abortos espontáneos en comunidades cerca de donde se producen o depositan cenizas de carbón.


En el 2010 el profesor Osvaldo Rosario, tomó muestras de este material usado como relleno en la construcción de carreteras y viviendas en el sur del país y comprobó su toxicidad confirmando lo que otros científicos ya habían documentado en Estados Unidos y otros países. Posteriormente, la Universidad de Vanderbilt en Tennessee, también hizo pruebas con cenizas de AES tomando muestras de la misma planta y confirmando los resultados obtenidos por Rosario.


El Proyecto del Senado Núm. 340


La Senadora María de Lourdes Santiago, radicó un proyecto el 4 de febrero de 2013, para prohibir el uso de las cenizas de carbón o de cualquier residuo de combustión de carbón como material de relleno en proyectos de construcción o en vías, y su depósito en terrenos o en cuerpos de agua naturales o artificiales. El proyecto logró apoyo de senadores de los partidos principales, pero no avanzó mucho, hasta que las demostraciones de las comunidades afectadas en Peñuelas, levantaron con éxito la discusión del tema, mediante demostraciones pacíficas y desobediencia civil. Aparte del relieve en las noticias y arrestos de ciudadanos, la situación provocó que la Legislatura Municipal de Peñuelas aprobara una Ordenanza Municipal, que prohibía el depósito de cenizas en su territorio, lo que fue posteriormente fue avalado por el Tribunal Supremo de PR. Los legisladores municipales independentistas lograron la aprobación de ordenanzas a esos efectos, en 45 pueblos, esfuerzo que se tramitó de forma paralela al Proyecto del Senado 340.


Aún así AES ha expresado su decisión de continuar con el depósito de cenizas en Peñuelas, en abierto reto a la ordenanza municipal y el dictamen del Tribunal Supremo de PR.


Recientemente se informó que la Fortaleza incluirá el Proyecto del Senado 340 en la próxima sesión extraordinaria. El tiempo apremia, pues el entrante presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, ya se expresó en contra del proyecto 340. Planteó que en su “carácter personal” se opone al depósito de cenizas en cualquier parte de Puerto Rico, pero consideró que esta temática ambiental es un asunto “altamente reglamentado por el gobierno federal” (ya discutido arriba). Su comentario sugiere un “toallazo” a la AES.


¿Qué nos corresponde hacer?


Es importante entender que la razón que nos llevó hasta aquí, la necesidad de crear una política pública que favorezca de manera determinada la generación de energía limpia y sustentable no ha sido atendida con tenacidad, y tiene que ser la meta principal de nuestro empeño, y nuestra prioridad, para evitar caer nuevamente en estas “soluciones” problemáticas.


Creo que no es posible, ante los datos tan claros y contundentes, no detener de inmediato, y no permitir el depósito de cenizas contaminantes en el país. Hay que evitar continuar exponiendo a nuestra gente a más problemas de salud, como si no tuviéramos suficientes, sobretodo cuando tampoco tenemos un sistema de salud que nos atienda adecuadamente y mucho menos de una manera excelente, como debe ser.


Es necesario apoyar la aprobación del Proyecto PS 340 a la brevedad, dotándolo de todas la salvaguardas para proteger nuestros intereses y no los de AES.


Debemos exigir de AES el cumplimiento cabal de su acuerdo inicial, su declaración de Impacto ambiental y su permisos otorgado por la Junta de Planificación de PR, que se basan en éstas condiciones.


Debemos desarrollar una estrategia que permita que los ciudadanos puedan construir sus propios paneles fotovoltáicos (no es muy difícil) y comenzar a crear un país cubierto de éstos, donde cada edificio produzca toda o parte de su energía, de manera limpia, y sin afectar los terrenos agrícolas que necesitamos conservar. Los grupos comunitarios, las iglesias, las cooperativas, las universidades e institutos pueden ser agentes para esta transformación, que creará nuevas fuentes de auto empleo, desarrollo económico, seguridad energética, y por supuesto fuentes de energía limpias y sustentables.




Kommentare


Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page